Psicodiagnóstico Fractal
Fundamentación Teórica

¿Qué es un psicodiagnóstico fractal?  La diferencia con un psicodiagnóstico ortodoxo.

Actualmente, cuando tomamos un Psicodiagnóstico, sabemos que este consta de una entrevista, de una batería de tests y culmina con la devolución al paciente a quien, de ser necesario, se le sugiere un tratamiento que entendemos como adecuado, luego que el profesional genera una hipótesis a partir de diferentes datos aportados dentro del encuadre de la entrevista, los cuales son confrontados con diferentes signos que surgen de los distintos tests tomados, definiendo un cuadro a modo de diagnostico.

Sin embargo, si quisiéramos determinar matemáticamente la relación específica entre el o los traumas de origen que generan cada uno de los síntomas, sean estos psíquicos o físicos, que conforman el cuadro psíquico o físico en cuestión, no contamos con una batería de tests que nos aporte tan claramente esta información.

Considero que la psicología no contaba hasta el advenimiento de la física cuántica, la teoría del caos y la geometría fractal, con herramientas adecuadas para extraer los datos necesarios que le posibiliten el acceso a este tipo de información.

La geometría fractal es la que describe formas y comportamientos de los sistemas complejos. Define también que en la naturaleza, los objetos se estructuran en dimensiones no enteras, es decir, en dimensiones fraccionarias, y que las formas o patrones conductuales que se mantienen en distintas escalas de análisis, sean estas gráficas o temporales, son sumamente irregulares, interrumpidas o fragmentadas, manteniendo esa irregularidad característica en cualquier escala de análisis que se observe.

Luego, es posible caracterizar las regularidades e irregularidades de la conducta humana de acuerdo a estos mismos principios.

Desde este punto de vista, y a modo de postulado, diremos entonces que:

    A) La memoria inconsciente es un sistema dinámico complejo, autoorganizado, de constitución fractal, donde las huellas mnémicas se inscriben, se estructuran y se trasmiten, siguiendo un patrón cíclico natural estructurado en la matriz cósmica, determinado por la relación temporal solsticio/equinoccio, siendo la forma fractal un círculo dividido en doce sectores iguales (variable independiente que quedará determinada por la escala de tiempo con la que vamos a trabajar), donde representaremos las distintas matrices, (lugares de aconteceres espacio/temporales en continua modificación y de cambio, el Locus, donde se inscribe la memoria). Estos sectores, serán recorridos a manera de reloj por dos ejes que se entrecruzan a 0° y 90° en las diferentes escalas (múltiplos o submúltiplos de la variable independiente), dependiendo de las matrices. De este modo, cada huella mnémica queda asociada dinámica y temporo-espacialmente, a las distintas matrices, a diferentes escalas, por los 4 extremos de los dos ejes. En este trabajo la variable independiente es “12” (12 meses, 12 sectores astrales, el mapa iridiológico dividido en 12 sectores, etc).

    B) El trauma es la estructura espacio/temporal que es modificada por una vivencia dolorosa que se transforme en un atractor extraño o un repulsor extraño, generando lo que se llama una catástrofe (crisis o discontinuidad que se presenta con cierta frecuencia en los fenómenos naturales), siendo esta huella traumática la que modificará la dinámica temporal haciendo que los ejes cambien de giro, dejando a su vez una marca espacio/ temporal, tanto en su matriz de origen como, muy probablemente, en alguna de las otras, o en todas, dependiendo de la carga emocional del trauma (quedando este registro delimitado por los dos ejes, a diferentes escalas, dependiendo de la escala que caracteriza a cada matriz en particular).


En síntesis, esta marca traumática queda registrada en nuestra memoria como un nuevo patrón dinámico que influye en el devenir cíclico de nuestras vidas. Sin embargo, no lidiamos con este patrón de memoria traumático constantemente, sino que lo hacemos cuando, se podría decir, el reloj vuelve a marcar la misma hora. Si en ese momento el reloj sigue su curso, podría pensarse que la situación traumática ha sido elaborada; de no ser así, nos enfrentaremos con algún tipo de síntoma psíquico o físico a modo de defensa (que nos refiere a la marca espacio/temporal de la matriz de origen o a otra matriz comprometida por el trauma), repitiéndose la catástrofe, profundizando la marca, inscribiéndola a escalas menores y/o mayores, como tal, comprometiendo más matrices, lo que implica quedar cada vez más encerrados por el patrón traumático de origen.

A esta dinámica caótica de las huellas mnémicas en las diferentes matrices, a la vez que la inscripción de los traumas como atractores o repulsores y como tal generadores de patrones fractales, dinámica que surge a partir del patrón cíclico natural fractal determinado por la relación solsticio/equinoccio, podemos traducirla en términos matemáticos en la siguiente fórmula:


formula Agradezco al Ingeniero Daniel Carregado la traducción en términos matemáticos del proceso de análisis fractal.



A partir de esto podemos definir el Psicodiagnóstico fractal:

    Como el tipo de diagnóstico específico que nos permitirá de un modo matemático determinar y diferenciar cada una de las huellas traumáticas que originaron cada uno de los síntomas, la ferocidad de la situación traumática en función de las matrices que quedan comprometidas (matriz de identidad, familiar, social) a la vez de cómo se encadenaron en lo espacio/temporal para dar origen a el cuadro físico o psicopatológico que hace a la enfermedad.