Psicodiagnóstico Fractal
Aplicación Terapéutica

¿Por qué utilizar el Psicodiagnóstico fractal?

El paciente llega a la consulta con una madeja de síntomas. Convengamos que no todos los síntomas con los que contamos hacen al cuadro psicopatológico que diagnosticamos a la vez que no podemos determinar cuál de los tantos traumas de los que ha sufrido el paciente es el que más daño ha causado. Es más, podemos creer que el paciente se está curando, y sin embargo el tratamiento que estamos aplicando es vivido por el paciente como un nuevo trauma y en realidad está modificando su conducta a modo de defensa y no de elaboración. Por lo tanto, cuando encaramos la acción terapéutica nos enfocamos en lo global, intentando a lo largo del tiempo ir desglosando la madeja de síntomas pudiendo muchas veces, y otras no, encontrar el origen de la enfermedad.

Hacer un Psicodiagnóstico Fractal nos brinda la opción de trabajar terapéuticamente con certeza en la cadena de hechos traumáticos que dieron origen a un síntoma específico recorriendo cada una de las matrices comprometidas. De este modo vamos desarmando de un modo no azaroso el cuadro patológico.

De este modo podremos establecer la relación matemática causa/efecto entre cada uno de los traumas vividos que como atractores o repulsores dieron origen a síntomas de tipo neuróticos, sicóticos y/o biológicos en la matriz de identidad. También podremos detectar y determinar el origen de lo que denominamos “síndrome aniversario”, un viejo trauma familiar que se inscribe como mandato generando distintos tipos de síntomas, cuyo origen muchas veces se nos hace muy difícil detectar. Además es posible determinar la influencia de situaciones traumáticas sociales en lo que respecta a la construcción de síntomas.

¿Cómo se construye un Psicodiagnóstico fractal?

Para detectar aquellos síntomas que pueden estar funcionando en la vida del paciente como atractor o repulsor extraños y poder determinar específica- mente qué trauma causa necesariamente un síntoma específico, el terapeuta construirá junto a su paciente una historia clínica con una dinámica particular que denominaremos “Historia Clínica Fractal”.

Construcción de la Historia Clínica Fractal.
La historia clínica fractal se construye y ordena cronológicamente siguiendo los siguientes pasos:

1) Entrevista específica para construir la Historia Clínica Fractal:
Se realiza una entrevista con este objeto, o una sesión terapéutica, donde el terapeuta (o entrevistador) junto al paciente construyen la historia clínica en la que deberán constar las fechas cronológicamente ordenadas con los siguientes datos:
    a- Lo que generalmente resultan ser situaciones traumáticas, tales como fallecimientos, pérdidas importantes, mudanzas significativas.
    b- Situaciones que no lo son necesariamente, pero que el paciente define como traumáticas en su vida.
    c- Aparición de síntomas físicos o psíquicos de relevancia, enfermedades, cirugías, accidentes (especificando qué parte del cuerpo fue dañada).

2) Organizar tempo/espacialmente los datos cronológicos en las distintas matrices utilizando las escalas específicas de cada matriz y los mapas iridiológicos correspondientes siguiendo el patrón matemático fractal que hace a la inscripción de las huellas mnémicas.

3) Se relacionan matemáticamente los traumas con los síntomas. Se genera una hipótesis de dinámica fractal.

4) Se confronta y se amplía la hipótesis de dinámica fractal con nuevos datos que aporta el paciente a su historia fractal.

5) Se construye “el mapa dinámico de la historia fractal”. Para ser entregado al paciente o al terapeuta junto a una devolución, para ser utilizado como una herramienta terapéutica.


En síntesis: construir un “Psicodiagnóstico fractal” como herramienta terapéutica brinda tanto a los terapeutas como a los pacientes los siguientes beneficios:

A) La oportunidad de trabajar a corto plazo en aquellas urgencias donde la enfermedad no nos otorga tiempo, como en los casos de acciones quirúrgicas, enfermedades físicas que se agravan día a día, depresiones con riesgo de suicidio y otras.

B) Encontrar aquellas causas impensadas que son las que generaron los síntomas.

C) Detectar “síndromes aniversario”.

D) Determinar con mayor certeza el camino terapéutico a seguir.

E) Determinar si la desaparición rápida de los síntomas que trajeron al paciente a la consulta se debe a la elaboración de las causas que los provocaron o, por el contrario, a la construcción de una nueva defensa patológica a consecuencia de la acción terapéutica.

F) Disminuir el tiempo de sufrimiento del paciente a causa del síntoma, implica disminuir el riesgo de que la enfermedad, como atractor, comprometa nuevas matrices generando como consecuencia nuevos síntomas que exponen muchas veces la vida del paciente.

G) Brinda al paciente la oportunidad de reencontrarse rápidamente con todo aquello que bajo la sombra de la enfermedad le impidió su desarrollo respecto de su creatividad y espontaneidad necesarias para llevar adelante una vida saludable.